29 de abril de 2013

capturas

Otra vez me he liado con algo y ya estoy sin tiempo otra vez.... Ahora toca un curso de iniciación a la fotografía...




Estoy contenta porque busqué mucho antes de decidirme a escoger el curso: hay mucha oferta pero la profesionalidad es más que cuestionable en casi todas y el conocimiento de la materia muy, muy bajito. Entiendo que existan buenos aficionados a la fotografía que con la crisis se planteen su afición como una manera de ganarse la vida, pero para los que pagamos por un curso es un absoluta estafa.



Y en todos los nuevos cursos de miles de cosas que aparecen últimamente por todas las esquinas, lo mismo....

Buscad, mirad, comprobad todo mucho....

A mi en clase hoy me han pedido que lleve algunas de mis fotos, y yo llevo estas y alguna más....

_____________________________________________________________________

Y la ensalada, no?

De nuevo, super contenta con vuestra respuesta al reto anterior... quiero saludar (jajjaja, como en la tele) muy especialmente a mi amigo Demian que nos sigue desde México y que está haciendo el reto, pero como no tiene instagram no nos enteramos.... avancemos pues... 

#retoensalada3

Hoy os traigo una ensalada que casi es ensaladilla, no sólo de lechuga y tomate vive el hombre. Mi ensalada de hoy se llama "Lujuria", y es una ensalada plato único.

Ingredientes: un muslo de pollo cocinado y frío, una lata pequeña de piña en su jugo, una lata de puntas de espárragos blancos.

Aliño: un yogur blanco desnatado, una cucharada de mostaza de Dijon o similar, un poco de zumo de la lata de piña, un chorrito de aceite de oliva, unas gotas de limón, sal y pimienta blanca.




El muslo de pollo se deshace y deshilacha (yo lo hago cocido el día anterior con 1/2 cebolla y un trozo de apio, pero si os sobra de hacerlo al horno o similar pues también vale), la piña y los espárragos se cortan en trocitos y se mezcla todo bien.

En un bol se mezclan los ingredientes del aliño, no os paséis con el aceite ya que tiene que quedar bien integrado al removerlo con el yogur. Que la pimienta sea blanca es sólo para no afear una salsa que es muy blanca (pasa como con la bechamel) pero si os da igual y sólo tenéis negra, pues negra.

Este aliño es muy socorrido cuando llegas a recetas que llevan mayonesa pero que tu no quieres poner mayonesa por el aporte tan bestial de calorías, el yogur "aliñado" siempre es buena opción...

Mezclarlo todo bien y disfrutad.

AHHH, se me olvidaba, nuestro otro blog pancomidoycia, ya tiene su primera crítica.... hemos empezado, por fin.....

21 de abril de 2013

naranjas, amapolas, gatosiestas, y demás verdades....





Vi hace muy poco en algún blog del que no me puedo acordar (saltar de blog en blog es lo que tiene, luego no retienes lo que te interesa) un maravilloso bizcocho de naranja y semillas de amapola. Ni siquiera leí la receta, pero se me quedó grabada la fotografía y los ingredientes principales. Y claro, las amapolas son tan de primavera, que pocos días después fui a la caza y captura de las semillas que he comido varias veces, pero que jamás había trabajado.

Mezclé la receta "clásica" de un bizcocho de yogur (sí, de esos que las partes se miden por el vasito de yogur) y los ingredientes "especiales", y estoy contenta con lo que salió....

Ingredientes: 3 huevos, 120 gr de azúcar, 1 yogur (yo usé griego), 1 vasito de yogur de zumo de naranja, la ralladura de esa misma naranja, 3/4 vasito de yogur de aceite de girasol, 3 vasitos de yogur de harina, 1 sobre de levadura, 6 cucharaditas de semillas de amapola.

Separar las claras de las yemas. Montar las claras a punto de nieve y reservar. Mezclar las yemas con el azúcar hasta que quede bien ligado, añadir el aceite, añadir el yogur y remover. Mezclar con el zumo y la ralladura, remover bien y verter la harina y el sobre de levadura. Finalmente añadir las semillas de amapola y las claras a punto de nieve con movimientos envolventes para que no caigan.

Verter la mezcla en un molde (engrasar si no es de silicona) y meter en el horno precalentado a 150º. Dejar hornear a 120º durante unos 40 minutos, aunque ya sabéis que cada horno es un mundo.



El aroma de la naranja y el crujiente de las semillas de amapola es el éxito de este bizcocho. Sencillo y muy resultón.

_____________________________________________

Y ahora #retoensalada2

Lo primero es lo primero. Felicidades a mis niñas ensaladeras! Genial! El #retoensalada1 ha sido todo un éxito, y eso que el tema edamame era complicado de salvar.

También quiero comentar que a este reto se puede unir quien le de la gana, por si acaso no quedó claro en la anterior entrada.... deseando estoy ver nuevas ensalada adictas.

Quiero hacer hincapié en la cuestión de las hierbas... por favor, intentad que sean frescas, no hay color! Y tened siempre a mano buenos ramilletes de hierbabuena y perejil porque cuando no tienes mucho con lo que adornar una ensalada es lo que acaba por poner toda la diferencia, además de que soy una absoluta adicta a hierbas y especias y siempre estarán presentes en lo que os muestre....

Hoy os traigo una ensalada súper, súper sencilla, casi da vergüenza... pero es muy rica, refrescante y con un punto oriental...

Ingredientes: tomate, pimiento verde (de los de freír), pepino, cebolleta. Aliño: hierbabuena (otra vez, sí), cilantro fresco (se puede cambiar por perejil si no se encuentra), sésamo, aceite de oliva, limón y sal.

El secreto de esta ensalada está en dos cosas: una, las verduras deben cortarse muy, muy, muy pequeñas, en cuadraditos pequeños, y dos, no se puede ser tacaño con la hierbabuena y el cilantro, un buen puñado de cada cosa bien cortadito también es necesario... Por lo demás... mezclarlo todo, añadir el sésamo por encima y aliñar con la sal, el limón y el aceite.

Nota: si se añade sémola haces casi un Tabulé (ambas ensaladas comparten nacionalidad libanesa).