30 de noviembre de 2014

el último trozo de pastel

Casi no llega. Casi nos lo comemos todo antes de fotografiarlo.

Dejad que os cuente que tengo una estrategia casi infalible para no comernos en casa todos los pasteles, bizcochos, galletas que hago.

Reparto. Reparto siempre unas 3/4 partes de lo que hago. Reparto en la familia y en la oficina, y si coincide que vienes a casa a merendar, meriendas aquí y además te llevas tarta para tu casa.

Casi infalible es el sistema.

Porque a mi lo que me gusta es cocinar, probar y casi que ya está.

Pero hay veces que un pastel se alza en rebeldía y no hay quien lo eche de casa. Y este es el caso.

No me extraña. El pastel de naranjas y almendras de Claudia Roden tiene bien merecida su fama.

Tan sencillo y tan básico, quizás por eso tan exquisito. Y para alguien que vive en Sevilla, o adora esta ciudad, es una magdalena de Proust de manual. Su regusto y aroma a naranjas amargas te transportan a la Plaza de Doña Elvira, o al Patio de Banderas, pues el origen del pastel dice ser de Medio Oriente, y ya sabemos la buena herencia cultural que gastamos y disfrutamos en esta ciudad. Somos muy moros.




Pastel de naranjas y almendras

3 naranjas de mesa pequeñas (o 2 si son grandes)
220 gr. de almendra molida
180 gr. de azúcar glas
1 c.s. de levadura
6 huevos, separadas las claras de las yemas
Unas gotas de agua de azahar

No, este pastel no lleva ni harina (así que es una receta estupenda para intolerantes al gluten) ni las naranjas son amargas, pese a mi comentario anterior. El sutil sabor a naranja amarga viene de que las naranjas van enteras en la preparación, con cáscara y todo, y ahí está esa sutil pero acertada diferencia.

Las naranjas se ponen (enteras, tan cual son, sin partir, sin pinchar... nada de nada) en una cacelora con agua que las cubra y se tienen hirviendo durante una hora y media, vigilando que no se queden sin agua.

Pasado este tiempo se sacan del agua y se dejan enfriar totalmente.

Cuando se hayan enfriado se cortan en cuatro partes y se trituran en una batidora, picadora o lo que tengáis a mano. Reserváis el resultado.

Mezclamos las yemas con el azúcar hasta que esté todo bien ligado, añadimos el puré de naranja (con las gotas de agua de azahar) y ligamos bien. Por último mezclamos también la almendra molida y la cucharada de levadura.

Aparte batimos las claras hasta conseguir que estén espumosas, no hace falta que lleguen a estar a punto de nieve, y las añadimos con cuidado, poco a poco a la mezcla anterior (si se os hace difícil batir claras podéis todavía hacer este pastel, mezclando los huevos, sin separar yemas y claras, con el azúcar y seguir con la receta)

Volcamos en un molde engrasado de mantequilla o directamente en uno de silicona y lo metemos en el horno previamente precalentado a 180º durante una hora más o menos, ya sabéis que cada horno es un mundo.

Cuando pase la hora podéis ir pinchando el centro para ver si está cuajado. Si la superfiecie del pastel se os oscurece mucho durante la cocción, podéis taparlo con papel vegetal de cocina o papel aluminio.

Disfrutadlo.


24 de noviembre de 2014

noviembre = calma

Noviembre es igual a calma antes de la tempestad de diciembre... coged fuerzas porque os guste o no, la navidad es siempre exigente con nuestras energías y nuestra paciencia.



- Estos días sueño con botas altas, cómodas y de sencillo color cuero, como estas que por desgracia están descatalogadas. Pinterest.
- Se ha inaugurado la temporada de comidas de cuchara, mi próximo reto es hacer esta versión del minestrone
- Busco incansablemente el jersey perfecto para convertirse en uniforme de invierno, este de Acne es perfecto, su precio no
- Todavía no me decido por ningún calendario o agenda para el nuevo año. Este precioso calendario sin días es lo que a todos nos gustaría pero seamos realistas...
- Flores, siempre flores. Pinterest.
- Este nuevo sofá de edición limitada de Ikea, rescatando diseños de la marca de los años 50, me tiene absolutamente enamorada... afortunadamente no veo que Ikea España lo vaya a traer.


15 de noviembre de 2014

la calabaza spaghetti ha llegado

No puedo evitarlo... es ver un producto nuevo en el supermercado y traérmelo para casa. Bueno, un producto que no sea industrial, o congelado o precocinado... quiero decir un alimento nuevo, un básico.

Y así fue hace un par de semanas. Me llamó la atención una especie de melón pequeño, apepinado en la sección de verduras, me acerqué y vi que era algo llamado calabaza spaghetti. Jamás había visto nada igual ni había oído hablar de ello. Me la llevé de inmediato, sin tener ni idea de lo que se hacía con ella. Me llevé dos.

Llegué a casa, busqué en google y en pinterest, y oye vi curioso la cantidad de recetas e historias que la gente hacía, en el extranjero, con la calabaza. Por lo visto es una variedad de calabaza que también recibe el nombre de calabaza cabello de ángel, y si alguna vez habéis visto el cabello de ángel verdadero pues podéis imaginar que la carne de esta calabaza al cocinarse se deshace en filamentos, en finas hebras tiernas que parecen spaghetti, o más bien fideos.

Esa misma noche la hicimos, al horno, y la aderezamos con ricotta, albahaca fresca y un aove al que tenemos torturado con un montón de guindillas picantes.

El invento nos gustó, llena mucho y no aporta casi calorías y ahora que estoy en una fase de pocos hidratos, me vienen genial estos descubrimientos.

Con la segunda calabaza que compré me dispuse a hacerla con una salsa boloñesa, que es una salsa que jamás hago con la pasta de verdad, más que nada por preferir combinaciones más ligeras.

He de decir que la Boloñesa me salió de muerte lenta, y que con la calabaza spaghetti hacían una pareja estupenda.

Fan total de la calabaza spaghetti, ya os digo.


La única complicación que tiene el primer paso para disfrutar de ella es que la calabaza es muy dura y cuesta cortarla.... pero yo pude, así que vosotros podéis.


Es facilísimo sacar la calabaza ya asada de la piel que además se queda rígida y con un aspecto curioso.


Hacía mil años que no hacía salsa Boloñesa, a mi manera, claro.

Calabaza Spaghetti con Salsa Boloñesa 

Para asar la calabaza:

1/2 calabaza spaghetti por persona
Aceite, sal, pimienta

Para la salsa Boloñesa (para 4 personas)

400gr. de carne de ternera picada
1 cebolla grande picada
2 dientes de ajo picados
2 zanahorias medianas, cortados en cuadraditos
2 tallos de apio cortados en rodajas
2 pimientos, de los de freír, cortados en cuadraditos
1 lata de tomates enteros pelados (si es italiano, mejor que mejor... admitámoslo, los italianos son únicos haciendo conservas y enlatados vegetales)
2 cucharas soperas de tomate doble (si es posible, italiano también)
1 copa de vino blanco seco
aceite, sal, pimienta

La calabaza se parte por la mitad longitudinalmente, se le retira las pipas y los hilos molestos que suelen tener en el centro. Se les unta aceite de oliva, sal y pimienta y se pone unos 40 minutos (puede variar según el tamaño de la calabaza) en el horno ya precalentado a 180º, con los huecos hacia abajo.
 
Mientras tanto hacemos la Boloñesa que aunque en Italia suele ser una receta que tarda horas, e incluso días en prepararse, aquí vamos a lo rápido pero rico... No vamos a pecar de puristas.

En una cacerola con aceite se ponen los ajos machacados y la cebolla, cuando empiecen a hacerse se añade la zanahoria, el apio y el pimiento y se remueve para que suelte olores...

Cuando esté la cebolla y las verduras casi hechas, con un punto durito todavía, se añade la carne picada y se remueve todo para que no quede cruda por ningún lado.

Rápidamente, y sin dejar que la carne se haga demasiado, se añade la lata de tomates enteros bien (y escurridos, sin el agua de la lata)y la copa de vino. Con la cuchara de palo vamos troceando los tomates y dando vueltas a toda la mezcla a la vez.

Dejamos que se haga todo un poco, para que vaya evaporando el agua que irán soltando los tomates. Cuando esté medio evaporado el líquido, le añadimos las dos cucharadas de tomate doble, removemos y lo dejamos a fuego lento un ratito.... Hasta que quede hecho, pero con juguito.

En este momento ya estará hecha la calabaza. Se sacan las mitades del horno, y con cuidado porque está caliente se va rastrillando con un tenedor la carne de la calabaza a un plato, es muy sencillo.

Se añade un cucharón de la salsa Boloñesa por encima de cada ración de calabaza... y a disfrutar.

Ah, sí... la calabaza spaghetti se encuentra, que yo sepa, en Hipercor o El Corte Inglés....


9 de noviembre de 2014

pertrechando el mueble bar

Yo tiendo a desconfiar, mucho, sobre todo aquel producto, tienda, bar, evento o lo que sea, que de pronto asalta cada rincón de las redes sociales con comentarios fervorosos que poco disimulan el acuerdo mercantil que se esconde detrás de tanto repentino entusiasmo... pero la mayoría de las veces cierro mi boca hasta no haberlo probado yo misma... y casi siempre me decepcionan, esa es la verdad. No sé muy bien si es porque el producto no es tan bueno o porque le han dado tanto bombo que nada puede cumplir las expectativas de su coro de alabanzas.


Este es el caso del primer producto que os traigo hoy... la limonada 100% natural Linda


Aparece en cada evento bonito y hipster y tiene un precioso diseño retro, pero eso es todo.

Una limonada 100% natural y sin azúcar es cosa tremendamente difícil, porque la limonada pide altas cantidades de azúcar, o edulcorante, para bajar la acidez, pero en este caso han optado por que el edulcorante que suaviza el limón sea la estevia, y bueno.... la estevia no tiene calorías y es un edulcorante natural, sí, pero no es neutro, deja un sabor característico que para mi se hace tremendamente desagradable... al punto de camuflar el frescor del limón, y el toque de jengibre que también lleva, en algo como jabonoso, con un fuerte regusto a detergente.

Compré dos y después de probarlas pensé que por lo menos la botellita era mona. Y, si queréis una buena limonada, y tenéis un Supermercado Eroski cerca, probad los zumos Zü... con algo más de calorías, pero tampoco una enormidad más. Eso sí, la botella es cutre.

Por cierto, si lo quieres saber todo sobre edulcorantes, naturales, artificiales y todo lo demás, no te puedes perder este interesantísimo artículo de mi amiga Neus, en su blog Rosa Ballerina... a mi me aclaró todas las dudas sobre el tema.



Por otra parte, existen productos a los que nadie les da una oportunidad fuera de sus fronteras, y que son magníficas propuestas incomprensiblemente poco conocidas.



Ahora os traigo un clásico inglés... y no es cerveza, ni whisky, ni té....



Se trata del Pimm's No1. En realidad es una bebida mucho más apropiada para el verano, pero dado que aquí, en Sevilla es difícil encontrarla me he pasado este verano sin mi adorado Pimm´s.

El Pimm´s es una bebida inglesa con base de ginebra a la que se le añaden hierbas y cítricos para aromatizarla... algo así como el vermut, pero de ginebra, no de vino. Se prepara en una jarra con mucho hielo, troceando pepino, menta y frutas como la fresa y la naranja, y añadiendo limonada o ginger ale.

Dicen que en las clases medias y altas de la sociedad inglesa no se concibe un verano sin jarra de Pimm´s para compartir con los amigos.

Si os gusta el vermut, os gustará el Pimm's, es súper referscante y sabroso. Una maravilla que no se ha abierto paso en este país de cervecitas y tintos de verano, una pena.

Ahora os podéis hacer con una pequeña, o gran, reserva de Pimm´s ya que El Corte Inglés ha tenido a bien traerla en su feria "Great Britain".


Y la tercera opción, la sidra del País Vasco y Navarra...



Pese a que la sidra asturiana es la más famosa en nuestro país, yo encuentro la sidra vasca y navarra más de mi gusto.

La asturiana tiende a ser extremadamente seca, y esta otra me resulta mucho más agradable, un punto más dulce pero sin llegar, ni acercarse a la sidra más famosa en el mundo entero, que es un asco de caramelito.

La verdadera sidra es una bebida de diario, como lo puede ser la cerveza a la que estamos (yo no, la odio) tan acostumbrados, pero mucho más ligera.


Y vosotros, tenéis algún tesoro secreto en vuestro mueble bar? o algo que no podáis soportar y que a todo el mundo gusta?