29 de diciembre de 2014

especial navidad #4... el repaso

Sobre estas fechas todos hacemos repaso del año que está a punto de acabar. El mío, imagino que como el de todos, tiene sus luces y sus sombras... y la verdad, no sé que pesa más...

Pero como decía hace poco por aquí, tengo la sensación en estos últimos años de que me dejo llevar por las situaciones con demasiada facilidad... es como hacer el muerto en medio del mar... que pase lo que tenga que pasar.

Proyecto poco, quizás por miedo a que no se cumpla lo esperado, y disfruto, mucho, de los buenos y pequeños tratos que nos regala el día a día.

No sé si es necesario tener más valentía, ni más ambición.


Enero, cambio de casa - Febrero, descubrir el campo - Marzo, vuelve el sol
Abril, la vida en el patio - Mayo, tristes e inevitables viajes - Junio, desconectar, viajar
Julio, la piscina, la lectura - Agosto, Portugal - Septiembre, a trabajar
Octubre, puestas de sol más impresionantes - Noviembre, llega el frío - Diciembre, mi no-árbol de navidad

27 de diciembre de 2014

especial navidad #3... la mesa


Tomemos estas fechas con más serenidad, normalidad, humildad... no está obligado ser pretencioso.




20 de diciembre de 2014

especial navidad #2: el modelito

Tacones con plataformas imposibles, dorados plasticosos, exceso de maquillaje, transparencias propias de actriz porno, medias color carne, escotes a prueba de pulmonía, pelos cardados y mustios... todo el repertorio se repite año tras año en estas fiestas... y es que a la gente le encantan estas fiestas para poder vestirse de fiesta sin prudencia y, parece que, sin espejo.

El 24 es, debe ser, una cena familiar, donde toca arreglarse un poco. Y el 31, a menos que tengas menos de 23 años y te gusten todavía las fiestas multitudinarias donde se bebe garrafón, poco a poco se convierte en lo mismo... cena familiar con algo más de vía libre para el vestir. Pero ojo, la mesura es siempre un buen aliado, y el menos es más en este caso es un consejo de oro.

Mi elección para la Navidad pasa por un jersey calentito, de cuello vuelto extra grande, con unos leggings de lentejuelas y unos salones normales. Los labios rojos y el comer marisco se llevan fatal, tenedlo en cuenta.


Y para el día 31 no tengo todavía decidido nada, pero el vestido y los zapatos de Cezane París me arreglarían el entrar con buen pie en el nuevo año.

Y vosotros que os ponéis?



14 de diciembre de 2014

especial navidad #1... la decoración

Ninguna otra época en el año hace que la gente decore de forma especial su casa. Sólo la navidad consigue esto, y la mayoría de las veces es todo un esperpento de colores chillones, con luces estridentes (también de color) y brillos plasticosos.

La "magia" de la navidad también entra en mi casa, e intento la moderación y escapar de lo chillón lo máximo que puedo. Este año he aprovechado mi proximidad al campo para recoger ramas de olivo, que ahora se están podando, y hacer coronas naturales, sencillas y que además son el icono del primer mandamiento de la navidad... la paz.

Con tanta fiesta y tanta prisa y tanto comer desmedido, y tanta compra sin verdad, se nos olvida. PAZ.






... y aquí tenéis alguna inspiración que me ha gustado especialmente... Todas las imágenes están en mi carpeta XMAS de Pinterest, por si queréis indagar de donde salen.


9 de diciembre de 2014

combatir el frío con color

Empieza mi rutina anual de mal humor...

No soporto el frío, no soporto la navidad. En serio, no lo soporto.

Si por mi fuera me iría muy, muy, muy lejos hasta mediados de enero, a cualquier lugar donde no exista la navidad.

Pero toca realidad, y ni el trabajo, ni la familia, ni la ciudad te hacen más llevadero este trance.


Así que año tras año intento, con todas las fuerzas que me deja intactas el frío, hacer una vida normal, e incluso decoro la casa con motivos invernales, porque en casa no todos tenemos el espíritu navideño averiado, y toca también no amargarle las fiestas al personal.

Planificamos menús para las cenas estelares, y planifico platos extra saludables y ligeros para el resto de días, por aquello de compensar.

Hago lista de cosas para regalar, y me lanzo a las calles como una maniaca más y hago colas para pagar. Envuelvo los regalos de forma personal, bonita, sencilla, cuidando los detalles.

Me meto en la cocina un día entero y hago una tonelada de hojaldrinas para regalar a familia, amigos, compañeros, y los doy en cajas bonitas y también personalizadas.

También hago una tirada de paté casero, y también lo regalo a la familia.



Creo que me merezco que alguna navidad alguien me regale la tranquilidad de una navidad sin navidad, pero nadie cae.



Y mientras tanto combato el frío con color. También lo hace el pensamiento, flor de invierno que parece existir sólo para que no perdamos la esperanza de los días con calor.


Patatas moradas cocidas, cebolla roja, naranja y cebollino. Regar de vinagre de Jerez y AOVE y comer cuando las patatas todavía estén tibias.

Un año más, ganaremos la batalla.