18 de enero de 2015

desayunando

Creo que alguna vez comenté que yo no sé desayunar. Quiero decir que hasta hace pocos, poquísimos, años, yo no desayunaba más que un café por la mañana, y a media mañana un cortado, y que claro, llegaba a la hora de la comida con un hambre inhumano.

De pequeña a mi familia le costaba la misma vida que yo desayunara, y creo que los harté bastante con mis negativas y falta de emoción por cualquier cosa con la que me tentaran, porque dejaron de darme la lata con que desayunara algo muy pronto.

He odiado la leche toda mi vida, todavía hoy no puedo beber leche, pero sí todos sus derivados, y siempre me costó horrores comer algo sólido hasta bien andada la mañana.

Así que hace unos años me asusté porque me daban mareos propios de esta falta de azúcar y de la tensión baja (mi marido siempre dice que estoy muerta, que es imposible que alguien tenga la tensión tan baja y no esté arrastrándose sin fuerzas por las esquinas), y el médico, un médico de esos antiguos que se las saben todas, me recetó jamón del bueno a primera hora de la mañana.

Desde entonces desayuno. Tampoco estoy de acuerdo con ese mantra anglosajón que insiste en que el desayuno es la comida más importante del día... No por nada, pero es que nosotros, los que vivimos en el Mediterráneo, no tenemos los mismos horarios que nos obligan a llenar el estómago desde por la mañana para casi todo el día. Nosotros, comemos, merendamos y cenamos.... Eso es vida!


Mis desayunos durante la semana son muy espartanos. Café con muy poca leche (la única que acepto y que estoy en trámites para cambiar) y tostas de pan integral (corcho pan) con queso fresco o jamón de york, o tostada de buen pan integral con aceite y sal.

A media mañana siempre una fruta. Nunca tomo zumo (no me apetece, no me entra).

Los fines de semana la cosa cambia, y me permito mis desayunos favoritos: pan tostado con una buena mantequilla, tostada de aceite y jamón ibérico, o, como hoy, una granola espectacular, poco dulce y muy, muy especiada que he hecho yo misma.



Avena, nueces, pistachos, almendras fileteadas, sésamo, escamas de coco, arándanos, agave y mi mezcla especial de especias para postres. Con yogur griego 0% grasa y unas frambuesas frescas..... No digo más.

En internet hay mil recetas de granola, y es de las cosas más fáciles y agradecidas que he hecho últimamente en la cocina. Incluso creo que hacera con niños puede resultar interesante para ellos y para los padres.



8 de enero de 2015

enero




Enero, nuevo capítulo...

Caminar caminos
Leer
Sopas
Sobredosis de vitamina C
Nuevo pelo
Jersey viejo
Infusiones caseras
Organizar escapadas


Enero, o la vida interior




Botas: http://www.danner.com/
Bolsa: http://forestbound.blogspot.com.es/2014/12/escape-canvas-utility-bag.html
Infusión: http://www.greenkitchenstories.com/ginger-turmeric-honey-bomb/
Sopa: http://www.marthastewart.com/870078/creamy-cauliflower-soup-greens

Demás fotos: Pinterest



Y Nico.